Astrología & cuerpo: Cuerpo y mente son funcionalmente equivalente

Y un día estrene este espacio sagrado. Escribir es para mí una meditación, muchas veces creo que me es más fácil escribir en un papel, cuaderno u hoja de Word que ponerle voz a mis pensamientos y reflexiones. Nací con Mercurio (rx) y tal vez eso le dé algo de sentido.

Para lxs que aún no me conocen, llevo años inmersa en el mundo de la astrología, cuál eterna estudiante -algo nerd- leyendo cantidad de libros, asistiendo a talleres, explorando mapas natales, a la captura de las sincronías celestiales, intentando abarcar lo más que pueda esta maravillosa simbología. Algo ambiciosa, ¿cómo poder abarcar un lenguaje infinito?.

Por eso, decidí comenzar a escribir sobre algo que he tenido mucho tiempo en mi cabeza y que ahora, lo estoy haciendo cuerpo…

Para mí, lo más difícil pero fundamental cuando hacemos astrología es transformar la forma en que observamos la realidad y entender que nuestras vidas están “ordenadas” por una inteligencia que nos trasciende. Estamos educadxs para percibir desde una mirada lineal; el nacer (lo vemos como un inicio) y morir (como un final). No obstante, la carta natal es un mandala que nos enseña que no hay comienzo ni final sino despliegue y movimiento. Otra importante percepción es comprender al ser humanx como un sistema energético y que siempre va a tender al equilibrio. En este sentido la Astrología y la Bioenergética, ambos, comparten el mismo enfoque.

La Astrología- como lenguaje sagrado- nos habla de la relación entre el ser humanx (cuerpo-psique en despliegue) y el sistema solar. Desde la teoría Bioenergética, también el ser humanx es percibido como una unidad indivisible, en donde los bloqueos psíquicos se corresponden con contracciones musculares crónicas, por ello la psique de una persona y su musculatura voluntaria son funcionalmente equivalentes.

La Bioenergética nos enseña que todas las emociones e inhibiciones se expresan en el sistema muscular y rigidizan al cuerpo. ¿Quién nunca ha percibido a su cuerpo expresarse a través de alguna molestia?.



Somos cuerpos-psique donde circula la energía, pero esa circulación puede estar bloqueada, retenida, produciendo desequilibrios, haciendo que la energía no llegue en cantidad suficientes a lugares esenciales, perdiendo así vitalidad.

Cuando analizamos una Carta Natal y todo su potencial vibracional, sabemos que el cuerpo humano no puede (estructuralmente) encarnarlo simultáneamente de forma integrada. Nuestra forma de “jugar” la Carta Natal se parece a un juego de polaridades, donde vamos oscilando de un lado a otro, pasando por diferentes “personajes”, reconociendo o no, los diferentes aspectos que conviven dentro nuestro o muchas veces nos vemos repitiendo los mismos patrones. Esto es, nos embarramos en nuestro propio juego de luces y sombras. Nuestra identidad dejará en sombra cualidades potenciales que se convierten en un tesoro inexplorado que deberíamos integrar.

Desde la astrología sabemos que todo aquello que rechazamos se manifiesta en el destino, en las experiencias concretas, en vínculos, relaciones “como es adentro- es afuera”, es uno de los principios básicos de la astrología.

Y creo que éste es el gran reto y el tesoro de la astrología. Mirando en nuestro afuera, estamos mirando adentro. Si cambiamos algo adentro nuestro, nuestro afuera cambia. Generalmente nos reconocemos como seres independientes a los que le suceden cosas externas- acentuando nuestra percepción separativa y eso ayuda a que nuestro cuerpo cree resistencias a lo que le “sucede externamente”. Nuestra coraza corporal se resiste a modificarse, a moverse, a flexibilizarse y es que su esencia es densa y dura.

Y aquí es donde me encontré con mi propia rigidez corporal que me impedía profundizar en mi juego de luz y sombra. Como Astrologa, entendía que podía captar lógicas de correspondencias adentro-afuera, pero a un nivel muy intelectual y esto no me ayudaba a generar los cambios que deseaba o necesitaba. La disociación entre la mente y mi cuerpo muchas veces, no me periten re-significar aspectos de mi Carta Natal.

Muchas veces siento que mi mente y mi cuerpo están comandamos por dos “Rocío” diferentes y que disponen de diferente información y experiencias (cuando en realidad sé que no es así). Como si tuvieran diferente conciencia e incluso edad. Y la necesidad de integrarlos fue lo que me llevó a investigar en la Bioenergética, está práctica que pone más cuerpo para develar estas reacciones automáticas ante la información que trae el “afuera”, posibilitando una nueva circulación de la energía, habilitando un verdadero acercamiento a nuestras sombras, a ese contenido inconsciente inexplorado y que por algún motivo fue rechazado por la consciencia pero que es muy importante revisarlo si queremos SENTIRNOS MÁS INTEGRADOS.

Espero que te guste,

Blog Sagrado ♡︎


25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo